Sueño con tu atardecer.

No hay versos en lo mas hondo, ni palabras que calmen este corazon roto, no hay sueños ni besos que se escapen ante la mirada furtiva de quien nos, todo se acabo, como lo hace la amapola en este dorado trigal, como lo hacen mis palabras en el sueño mas eterno que tantas veces me desvelo. Asi como todo ha marchado, como la locura que ha nacido de un alma enredada, asi como este amor prohivido, como esta locura que nace de lo mas oscuro y que me lleva a donde nadie ha estado. Te quiero, las dos palabras que tantas veces he gritado y por ellas mi silencio, mi miedo y mi locura. Te quiero, un sentimiento que se ahoga en la boca de un hombre que nada mas que sueña con una mujer. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *