Triste amor

Amanece en la ciudad de los sueños, en donde los te quiero son solo los pensamientos de un mañana que solo aparece en mi cabeza, amanece en la ciudad en la que este amor prohivido, donde las palabras son solo los te quiero de un corazon que arde en mis adentros. Los versos son la cuna de un amor que se mece en las nosches en las que mi recuerdo se apaga en la memoria de los recuerdos que jamas tienen olvido. Miro a los ojos que nunca he podido mirar, sueño con los labios que jamas he podido besar y me baño en los te quiero de los que siempre he tenido en mi mente y nunca he podido decir. Las palabras salen de mi alma, como lo hacen los latidos de un corazon que solo sabe decir tu nombre. el silencio es la calma de este amor, las palabras que se ahogan en un vaso de mi vida.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *