Silencios de un te quiero

No hay versos que puedan callar a este poeta, ni palabras que pueda decir lo bella que es mi musa, porque los rayos de este sol que nos alumbra no son mas que la sombra que desprenden sus ojos. Callare mi alma inquieta cuando beba de los labios prohibidos, secare mis ganas de soledad con tu dulce compañia y rimare las letras que componen tu nombre para decirle al cielo que ha caido un angel. Se helaran los lagos mientras se prendan nuestros corazones, amanecera con la luna llena que sea reflejo de tu cara, buscare los dos unicos luceros que no tienen miedo a brillar en la oscuridad cuando tu deslumbras con la mirada. Te amare aunque caiga rendido a tus pies, entendere que cada segundo vivido en un beso que se pierde por la senda de un amor prohibido. Te quiero y siempre te querre aunque la vida me vaya en ello, no habra segundo del dia en que no te piense, en que no te ame, en que mis palabras rocen el susurro que el cielo lleva a tu persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *