Carta a la desesperación

Querida princesa

Seguramente ya no te queden un recuerdo de mi, seguramente te preguntes que hacen estas letras en tus manos o el porque después de tanto tiempo he decidido decirte esto. El tiempo ha pasado, mucho ademas, podría contar los días y me faltarían números, pero si sigo callando mi vida pierde el sentido. Se que no merezco ni la lectura de estas palabras, se que eres alguien inalcanzable que se merece lo mejor y yo no estoy en ese montón. Una vez quise ser tu amigo pero no se puede tener de amiga a quien el corazón quiere como esposa. Si como lo has leído desde que te he conocido mi corazón ha tenido claro que eres el futuro de mi vida, que eres esa persona con la que envejecer con la que dar sentido a la vida y con la que querer mas que a nadie. Se que habla un loco o un payaso que no supo decir te quiero a tiempo, se que esto cae en saco roto pero ya no puedo dormir sin estar tu en mis sueños. Da igual que estés lejos, que estés a un centímetro o si el futuro no sabe que existo, da igual que la vida no me de esta oportunidad, lo que no puedo hacer es callar lo que mi corazón siente y mi alma esconde bajo una sonrisa que lleva las lagrimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *