Versos del amor prohibido

Ni miradas fugaces
ni latidos vacíos
suenan en mi mente
cuando por ti sonrió

Versos que me arden
con estas manos que te escribo
mientras se escapa un ángel
por el que lucho y vivo

Arden mis sueños
bebiendo de mis deseos
teniendo mi alma
como perro cautivo

Cierro mis ojos
imaginando lo que vivo
estando a tu vera
por la que amo y respiro.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *