Un beso de tu boca.

A esos ojitos color oro
que una tarde abalaron mi locura
hoy escribo en mis versos
dos palabras y un nombre.
Un te amare nunca fue suficiente
un me gustas nunca fue de valientes,
un te quiero se escribe en mi alma
como tu nombre se escribe en mis venas.
Porque un silencio se puede romper
con una simple sonrisa
y sin palabras decir una y mil veces
que el amor de mi vida aquí esta.
Porque no hay palabras en mi vocabulario
para decir en versos
lo que en prosa
se queda corto.
Ni quiero el oro,
ni siquiera los diamantes
la mayor riqueza
un beso de tu boca.

Palabras de amor

Palabras que arden en mi boca,
sentimientos que brotan en mi alma
y latidos que suenan en mi pecho
son hoy mi ardiente locura.
Tu sonrisa mi espejo,
tus labios el azúcar de mi vida,
tu pelo el negro de mis noches
y tus ojos la fuente de mi pecado.
Son palabras vacías
de un sentimiento amargo
que nació una tarde de otoño
y murió una noche de invierno.
No noto el calor de tus brazos,
ni el aroma de tu pelo,
me falta el latir de tu pecho
y las palabras de tu boca.
Ahogo el dolor de este amor
en la soledad de la noche,
el frió de este invierno
ronda mi alma y apaga mi corazón.
Escribo letras que jamas leerás,
versos que jamas se compondrán,
y esquivo mi vida
entre el dolor de un amor
que se ha ido.

Esos ojitos a los que amo con devoción

Hoy comencé  esta carta
con un sentimiento, cuatro frases y dos palabras,
un sentimiento y una emoción.
Las lagrimas son mi tinta,
mi alma el papel
y esos ojitos tuyos
mi recuerdo mas cruel.
Lloro de amargura, lo de que felicidad no puede tener
borro las sonrisas en cada imagen de mi recuerdo
tu presencia me atormenta
como las espinas a un rosal,
la belleza me atrae
mientras tu desprecio me hace mal.
Lagrima a lagrima mojo mi papel
dibujando en cada verso
tu sonrisa y tu piel.
Vago es el recuerdo
del sabor de tus labios
y tu perfume de mujer.
Revive mis recuerdos
y abrázame
de nuevo mujer,
mata mi cordura
con un beso de locura
que este pobre enamorado
de ti, se ha colgado.