nostalgico

Hoy pensando en un rato y echando la mirada hacia atrás recordé a aquellas personas a las que admiro. Todas ellas las he conocido persiguiendo un sueño, que no se si lo habrán conseguido, pero ellos lucharon por ese sueño. Cuando se hicieron viejos los vi debilitados, pero felices, de lo que habían conseguido. Me pregunto si valió la pena, perder toda una vida por conseguir un sueño.

Mientras perseguían y luchaban por conseguir su objetivo, ¿eran felices?, muchas ideas me hacen pensar que si. ¿Pero y si al final de tu camino te das cuenta de que has perdido el tiempo?, de que aquello con lo que llevas ilusionado, persigues, anhelas, echas de menos no lo has conseguido y no lo alcanzaras.
Hoy me pregunto si mi sueño lo podre alcanzar algún día. Las estrellas me responden que algún día podre lograrlo, no me responden cuando pero me dicen que lo conseguiré. No se si es su respuesta, o simplemente que en mi cabeza solo piensa que algún día estarás tan cerca de mi que hasta alcanzare la luna. La fuerza que me da el simple hecho de que quiera estar a tu lado es la misma que me mantiene vivo, me da la energía para seguir y enfrentarme a cada día. Puede que llegue al final del camino y no haya conseguido nada, pero puede que llegue al final del camino y me estés esperando tu, con una de tus sonrisas, lo suficientemente grande como para hacerme olvidar aquellos momentos que se hacen tan duros cuando pienso que no estas a mi lado.
Si esas personas han luchado toda una vida por un sueño y pueden que no lo hayan conseguido, pero ellos mientras luchaban se sentían felices, veían mas cerca el objetivo de sus vidas. Lo mismo me ocurre a mi, nunca me di cuenta cuando tus ojos me miraban lo que decían, cuando me quise dar cuenta ya fue tarde, entonces comenzo mi sueño. Un sueño que cada noche se despierta con la llegada de ese manto de estrellas y que la luna me recuerda. El simple hecho de pensar que te volveré a ver, hace que vuelva una ilusión cada día, la ilusión que me revive por dentro, pero al mismo tiempo me mata.
Seguiré persiguiendo ese sueño, porque una persona como tu es difícil que la vuelva encontrar. Pido perdón a aquellas personas que hoy se puedan sentir ofuscadas por estas lineas, pero simplemente esta persona cambio una forma de ser, una vida, un sentido, el mio. Hay que saber lo que es cada día tener en tu mente la simple imagen de su rostro, de sus sonrisa, de sus palabras pronunciadas con una dulzura que mecen a mis oídos como una madre mece a un recién nacido, durmiendo mis sentidos y nublando mi razón. No se porque te cruzaste en mi camino, ni siquiera hasta cuando, lo único que se es que quiero que nuestros caminos se vuelvan a cruzar y que no se separen jamas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *