Sentimientos al anochecer

Los silencios se hacen eterno en esta madrugada en que la única compañía son mis pensamientos, mi único abrigo los rayos de luna que llenan mis ojos y dejan ver esos destellos de luz. Perdido en esta caverna que unos llaman amor y yo desesperación llega el sueño, rendido caigo ante el tiempo, ante un nuevo sueño donde tu eres mi reina, donde tu eres mi princesa. La noche pasa cobijado en esta caverna en la que el sueño promete hacerse realidad, donde mis sentidos comienzan a tener esa sensación que solo tu pueden darme, ¿sera real? no lo se, solo se que mi vida depende de ella. Palabras en sueños, poemas sin versos se escuchan en el eco de este bendito sueño, en esta vida que me duerme para darme lo que necesito. Ay cielo mio, mírame por una vez a los ojos y dime que esto no es un cuento, si esto es la verdad de una vida en la que no puedo decir mas que te quiero. 


Sentimientos al anochecer

Los silencios se hacen eterno en esta madrugada en que la única compañía son mis pensamientos, mi único abrigo los rayos de luna que llenan mis ojos y dejan ver esos destellos de luz. Perdido en esta caverna que unos llaman amor y yo desesperación llega el sueño, rendido caigo ante el tiempo, ante un nuevo sueño donde tu eres mi reina, donde tu eres mi princesa. La noche pasa cobijado en esta caverna en la que el sueño promete hacerse realidad, donde mis sentidos comienzan a tener esa sensación que solo tu pueden darme, ¿sera real? no lo se, solo se que mi vida depende de ella. Palabras en sueños, poemas sin versos se escuchan en el eco de este bendito sueño, en esta vida que me duerme para darme lo que necesito. Ay cielo mio, mírame por una vez a los ojos y dime que esto no es un cuento, si esto es la verdad de una vida en la que no puedo decir mas que te quiero. 


Muerto de amor

Desde tu nacimiento supe que eras mi verdugo, quien me haría cortar mi cabeza y dejarla caer en este frió barro. Tu embrujo son tus ojos, que anulan a este pobre corazón, aun cuando llegue mi muerte mis labios dirán tu nombre. Matarme, así podre tenerte en mis sueños, podre dormir una eternidad sabiendo que quise, sin ser querido, ame como nunca antes lo había hecho, pero siempre a la mujer en la que encomiendo mi vida. Que el cielo me lleve, ya conocí a un ángel y el infierno se hiele, porque este corazón que hoy se muere es porque tu no lo quieres. Caeré rendido ante este sentimientos, perdí las batallas, pero nunca la guerra, porque siempre que te tuve frente supe decirte te quiero. 


Muerto de amor

Desde tu nacimiento supe que eras mi verdugo, quien me haría cortar mi cabeza y dejarla caer en este frió barro. Tu embrujo son tus ojos, que anulan a este pobre corazón, aun cuando llegue mi muerte mis labios dirán tu nombre. Matarme, así podre tenerte en mis sueños, podre dormir una eternidad sabiendo que quise, sin ser querido, ame como nunca antes lo había hecho, pero siempre a la mujer en la que encomiendo mi vida. Que el cielo me lleve, ya conocí a un ángel y el infierno se hiele, porque este corazón que hoy se muere es porque tu no lo quieres. Caeré rendido ante este sentimientos, perdí las batallas, pero nunca la guerra, porque siempre que te tuve frente supe decirte te quiero. 


sueño de un pastor

Puede parar meses e incluso años, puedes irte a cientos y cientos de kilómetros, pero sabes una caso, aun así seguiré pensando en ti y seguiré siendo ese loco enamorado que espera en aquel lugar en el que nos conocimos que regreses. No seré el príncipe de tus sueños, ni mucho menos, ni ese famoso Chuck Bass que tanto te gusta, solo soy un humilde campesino que recorre los senderos de la vida sin mas que su atuendo, una manta y un cielo raso en el que cobijarse. Pero que no te engañe mis apariencias, porque no creo que nadie te ame mas que este humilde siervo que camina por los senderos de la vida buscando alguien que le guarde su sonrisa. Muchas son las veredas y caminos que andan estos pies, pidiéndole a la luna que en el próximo cruce de camino estés. No te prometeré el cielo, ni te cubriré de oro, tan solo te prometo que trabajare como un toro porque esa sonrisa jamas se borre, porque no te falte un te quiero que adule tus noches y porque esas dos estrellas que te dieron como ojos, no me dejen de brillar. 


sueño de un pastor

Puede parar meses e incluso años, puedes irte a cientos y cientos de kilómetros, pero sabes una caso, aun así seguiré pensando en ti y seguiré siendo ese loco enamorado que espera en aquel lugar en el que nos conocimos que regreses. No seré el príncipe de tus sueños, ni mucho menos, ni ese famoso Chuck Bass que tanto te gusta, solo soy un humilde campesino que recorre los senderos de la vida sin mas que su atuendo, una manta y un cielo raso en el que cobijarse. Pero que no te engañe mis apariencias, porque no creo que nadie te ame mas que este humilde siervo que camina por los senderos de la vida buscando alguien que le guarde su sonrisa. Muchas son las veredas y caminos que andan estos pies, pidiéndole a la luna que en el próximo cruce de camino estés. No te prometeré el cielo, ni te cubriré de oro, tan solo te prometo que trabajare como un toro porque esa sonrisa jamas se borre, porque no te falte un te quiero que adule tus noches y porque esas dos estrellas que te dieron como ojos, no me dejen de brillar. 


Recuerdos de amor

Aunque la vida nos lleve por senderos distintos siempre hubo un punto en el que coincidimos, un punto en el que tuve la suerte de conocer a la mujer mas especial de este mundo, a alguien que me daba motivos por los que sonreiré en esta vida trágica. No me arrepiento jamas de haberte conocido, aun tras este desenlace tan malo, porque por una vez supe lo que es ser feliz, lo que es estar enamorado y lo que es sentirse libre. Nunca los te quiero significaron tanto, nunca los latidos de mi corazón fueron tan fuertes como para decir a alguien te amo, nunca para decirle a esos ojos que me encandilaron gracias. He paseado por cientos de recuerdos, todos tuyos, eso es lo que es mi vida, un baúl de recuerdos de la mujer mas hermosa. Calle mas de lo que dije y eso es lo que quizás hoy me ata a los recuerdos, pero no me arrepiento, te he querido y seguiré queriéndote siempre. 


Recuerdos de amor

Aunque la vida nos lleve por senderos distintos siempre hubo un punto en el que coincidimos, un punto en el que tuve la suerte de conocer a la mujer mas especial de este mundo, a alguien que me daba motivos por los que sonreiré en esta vida trágica. No me arrepiento jamas de haberte conocido, aun tras este desenlace tan malo, porque por una vez supe lo que es ser feliz, lo que es estar enamorado y lo que es sentirse libre. Nunca los te quiero significaron tanto, nunca los latidos de mi corazón fueron tan fuertes como para decir a alguien te amo, nunca para decirle a esos ojos que me encandilaron gracias. He paseado por cientos de recuerdos, todos tuyos, eso es lo que es mi vida, un baúl de recuerdos de la mujer mas hermosa. Calle mas de lo que dije y eso es lo que quizás hoy me ata a los recuerdos, pero no me arrepiento, te he querido y seguiré queriéndote siempre. 


Sentimientos de los que soy esclavo

Vuelve este estúpido atardecer, los arboles desnudan sus ramas con el paso del aire, comienzo a sentir ese frió que la soledad me da. Veo el bello atardecer, los rayos de sol se esconden mientras un sinfín de recuerdos vienen a mi mente. Sentado en aquel banco, en aquella tarde en la que por un segundo sentí que nuestros corazones latían al unisono. Lamento esta maldita melancolía, lamento estar tan lejos de esa persona a la que amo, lamento que en mi mente sigan ese montón de recuerdos de quien un día me hizo sentir especial. Los recuerdos no se irán, volverán cada otoño con la caída de hojas y yo seguiré en este banco esperando que en unos de mis suspiros levante la cabeza y vuelvas a estar a mi lado. 


Sentimientos de los que soy esclavo

Vuelve este estúpido atardecer, los arboles desnudan sus ramas con el paso del aire, comienzo a sentir ese frió que la soledad me da. Veo el bello atardecer, los rayos de sol se esconden mientras un sinfín de recuerdos vienen a mi mente. Sentado en aquel banco, en aquella tarde en la que por un segundo sentí que nuestros corazones latían al unisono. Lamento esta maldita melancolía, lamento estar tan lejos de esa persona a la que amo, lamento que en mi mente sigan ese montón de recuerdos de quien un día me hizo sentir especial. Los recuerdos no se irán, volverán cada otoño con la caída de hojas y yo seguiré en este banco esperando que en unos de mis suspiros levante la cabeza y vuelvas a estar a mi lado.