flor de primavera

Flor de esta primavera
corazón latiente al sol
escriben estos poemas
desde lo mas hondo de mi corazón.
Latidos interminables
con cada palabra de amor
que dedico a tus ojos
una tarde mas.
Versos que no termino
al decir tu nombre una vez mas
me tiemblan las piernas
y te quiero un poco mas.
Miradas que se pierden
en tus ojos mi amor
que arden en deseos
y pierden su temor.
Te quiero mas que ami vida
y lo digo sin el temor
de perderme en esos labios
y en esa mirada mi amor. 


te quiero princesa.

Comencé a escribir en este blog el día en que me di cuenta que mi vida no tenia sentido sin que tu estuvieras a mi lado. Comencé escribiendo lo que sentía, lo que pensaba o lo que en algún momento de este largo camino había podido tener en mi cabeza. No esta lo mas ordenado posible, porque muchas entradas deben ir al pasado, otras al presente y algunas al futuro, sin embargo todas fueron escritas con el mismo sentimiento; el estar enamorado. Podrás ver mis celos, mis sonrisas y mis lagrimas, días en los que quería tirar la toalla y días en los que una simple palabra tuya merecía la pena. Te quiero desde la tarde en la que te conocí hasta el día de hoy. No siempre he tenido la sonrisa en mis labios, la esperanza siempre la he tenido en mis manos, porque este sentimiento hace que mi ceguera no deje ver mas que las cosas positivas.




un dia mas

El día en que vi tus ojos por primera vez fue aquel en el que mi felicidad tomo sentido, encontré cual seria el fin de esta vida, hacer que no derramen una lagrima. No se si lo habré conseguido, el camino ha sido largo en estos casi seis años, ha habido baches y ratos en el que nuestros pies pisaban pétalos de rosas. Pero de algo si que me he convencido, que en este tiempo me he dado cuenta que no pasa un día sin que me alegre de ver tu sonrisa, que no hay mayor premio que llegar cansado, mirar tus ojos y olvidar todas esas penas que durante el día me han atormentado. Eres la fuente de mi sonrisa, las ganas incansable de sonreír, de estar feliz, eras la razón mas poderosa por la que despertar cada mañana, por la que decir hoy me como el mundo, hoy me he levantado a luchar y lo haré por ella. 

Muchos son los días que van en este calendario, tantos que cada uno es un peldaño mas que subir. Pero desde que comencé no ha habido día en que me arrepienta de quererte, de haberme enamorado locamente de ti, es mas eres lo mejor que me ha pasado desde que nací. Doy gracias por tenerte aquí, por verte sonreír, por oírte hablar cada día, porque aunque estés enfadada merece la pena estar contigo. 

Comienzos

Comenzó este cuento con la princesa que gobierna en mi corazón, comenzó cuando conocí a la mujer mas maravillosa de este mundo, a la que me sonríe cuando ve mis lagrimas, a la que hace palpitar mi corazón. Hace casi seis años que mi corazón te pertenece, seis años en los que la sonrisa y las lagrimas han sido fruto de mis desvelos, seis años en los que por muchos baches que existiera en el camino sabia que te encontraría a mi lado. No ha pasado un segundo sin que pensara en ti, ni un instante en el que mi mente no pronunciara tu nombre, en el que uno de tus recuerdos anime mi día

La tristeza

La tristeza son las puertas de este infierno en el que me encuentro, las cadenas con las que me ata a un pasado que atormenta mis días y mis noches. Preso de unos ojos que un dia conquistaron mi corazón, que enloquecieron lo mas tierno de mi alma conduciéndome a la dulce locura. Apenas sin conocerte y ya tu nombre era el que marcaba el ritmo de este corazón. Hoy son las lagrimas las que enfrían esta llama que encendiste aquella tarde en la que me enamore como un loco, en la que grave tu nombre en lo mas profundo de mi ser. Hoy son los recuerdos la tierra que cubre mi tumba, mi muerte causada por una herida profunda en mi corazón al no verte mas. 


Principe

No hay príncipe sin castillo
ni princesa sin amor
al que conquistar el alma
tocando su corazón.
Pocos son los versos
muchas las miradas
en la que fijo mis ojos
en esa mujer amada.
Las horas suman los días
de esta bonita historia
en que mi corazón se alimenta
de su mirada, princesa.
No soy poeta
y mucho menos trovador
solo canto estos versos
por ti mi bella flor.
Apareciste en primavera
como la linda amapola
que alegra nuestras huertas
que a mi alma contenta. 


Amanece

Amanece en esta triste y fría mañana, en este mar de lagrimas donde anoche se terminaron de hundir los barcos llamados recuerdos y esperanza. Sentado mirando pasar el tiempo, contando los días y horas que pasan sin que el reflejo de tus ojos sea la luz que me despierte. Escribiendo poemas sin versos, cuentos sin princesas, cánticos sin música, esperando que la eterna soledad de mis palabras acabe con los pocos recuerdos que aun me queden. Sonriendo a la tristeza, haciendo fuerte a la debilidad que mi cuerpo y mente siente por ti. Así me siento, con lagrimas aun en mis ojos, deseando que el pasado no existiera y que el futuro nunca llegue, abrazado a la amargura e un amor no correspondido que arde en mi entraña, que recorre mis venas y escribe en cada célula de mi cuerpo tu nombre. Encadenado como animal salvaje a unos ojos que jamas me miraron, a un corazón que jamas ha latido por mi a una esperanza que quizás nunca he tenido.

Me doy cuenta que los errores de mi corazón hoy los paga mi alma, que mi mente es un disco duro que guarda todo aquellos que un dia vivimos y soñamos, que los sueños son solo eso sueños. Me pregunto que en esta vida solo existe las pocas costumbres de amarse a ratos, que porque alguien a quien tanto he amado ni siquiera mira atras al camino para decirme tan solo Adiós. 

Cuantas

Cuantas son las lagrimas que deben descender de mis ojos para decirte que mi amor es verdadero, cuantas son las palabras que debe gritar mi alma para que comprendas que mi vida te pertenece, cuantas son las noches en la que debe acompañarme la soledad porque tus ojos no quieren mirarme. Cuantos son los te quiero que escribiré en este corazón antes que quieras escucharme, cuantas serán las preguntas sin respuesta que yo escriba en este papel, porque este cansado de tanto pensarlas. Cuantos los te quiero que arden en mi mente, que suenen en cada latido y que no tengan quien los escuche. Cuantas, mi vida, cuantas serán esas promesas con el corazón en la mano prometiendo amor eterno antes que digas te quiero.

Muchas las preguntas, pocas las respuestas que arden en los papeles que se llenan de sentimientos que nunca te dije. Porque la respuesta mas sencilla que encuentra mi mente es que te quiero mas que a mi vida y porque te quiero tanto que hasta de pensar me duele el alma. Podrán haber mil razones por las que olvidarte, pero tan solo me hizo falta esta para jamas hacerlo; porque en este mundo no hay nadie como tú. 

Los versos

Los versos caen del papel, se escriben con la sangre de mis venas, tu nombre se repite mil y una vez en mi cabeza buscando los recuerdos que inundan mi cabeza. Tu imagen se cincela en mi mente buscando una razón por la que un día te fuiste, mis lagrimas mojan mi papel borrando cada letra que un día te compuse, los latidos cada vez son mas lentos, las palabras hablan con tristeza de tiempos mejores, tiempos en los que tu mirada el reflejo de mi sonrisa. Así un día tras otro, pasan las horas y yo no se mas que echarte de menos, bañarme en recuerdos, pensar en aquellas palabras que se me quedaron en el tintero, de aquellos te quiero que jamas te dije, de esas miradas que hice y de esos besos que quise darte y no te di. Paso el tiempo, las hojas del calendario caen como las hojas de los arboles lo hacían la tarde en que te conocí, pero tu recuerdo es tan fuerte que ni el tiempo ni las lagrimas consiguen echarlo de mi cabeza.


te quiero

En este desierto en el que la soledad y la tristeza hacen el eco de un corazón que llora la tinta de aquellos poemas que jamas pudo escribir, que derrama las lagrimas por un amor al que nunca pudo reclamar. Grita con palabras lo que con gesto nunca entendió, lo que con miradas quiso decir, pero nunca se atrevió. Hoy llora, porque la única fuerza que lo alentaba esta en la mirada de la mujer amada, hoy es un loco solitario que camina sin rumbo y con un nombre grabado en su rostro.

Los párrafos ya no sonaran mas por ti las palabras gritaran por esa que un día entro en su vida, la volvió del revés e hizo que este sueño fuera un sueño. Rompiste esta soledad, aquella tarde en la que los arboles desnudaban sus hojas con el viento, así, pasan los días, los meses y esas hojas son las de mi calendario. Se suman los días y las noches, en los que el echarte de menos nunca es suficiente.