Todo y nada

Haciendo memoria atrás viene a mi cabeza una tarde de octubre, una en la que mi vida cambio, para muchos fue una tarde mas, horas que pasan que marca el reloj, para mi allí se detuvo el tiempo. Que cambio?, pues sencillo todo y nada, cambio mi vida, cambio mi forma de hablar, de expresar, de sentir, de amar, cambio todo y sin embargo se quedo en la nada. Conocí, a esa mujer, esa sirena que con una de sus palabras consiguió que nunca olvidara su nombre, que su imagen me persiga como una condena, y que sus ojos me encadenen noche tras noche al sueño eterno. Así comenzó, esta odisea de caminos sin respuestas, de preguntas que mis sentimientos se hacen y mi cabeza no sabe que decir.
Comencé a soñar con ella, a mantenerme despierto y tenerla en mi mente de forma eterna, de encadenarme a esas pocas palabras que salían de su boca que producían esos silencios que yo intentaba romper. Mis palabras se ordenaban para escribir este epopeya sobre la mujer mas linda jamas conocida, aquella que dios quiso regalarme, la que con una de sus miradas puede encender el universo. Aquella con un simple segundo puede hacer eterno el momento.
Detenido el tiempo, desde aquella tarde en la que te vi por primera vez, en que tu nombre hizo esclava a mis palabras, tu mirada encadeno mi libertad a esos ojos en los que amanezco cada mañana y anochezco cada tarde. Esas palabras que suenan una y mil veces por mi cabeza, pero solo una se repetirá para siempre, tu nombre…

Todo y nada

Haciendo memoria atrás viene a mi cabeza una tarde de octubre, una en la que mi vida cambio, para muchos fue una tarde mas, horas que pasan que marca el reloj, para mi allí se detuvo el tiempo. Que cambio?, pues sencillo todo y nada, cambio mi vida, cambio mi forma de hablar, de expresar, de sentir, de amar, cambio todo y sin embargo se quedo en la nada. Conocí, a esa mujer, esa sirena que con una de sus palabras consiguió que nunca olvidara su nombre, que su imagen me persiga como una condena, y que sus ojos me encadenen noche tras noche al sueño eterno. Así comenzó, esta odisea de caminos sin respuestas, de preguntas que mis sentimientos se hacen y mi cabeza no sabe que decir.
Comencé a soñar con ella, a mantenerme despierto y tenerla en mi mente de forma eterna, de encadenarme a esas pocas palabras que salían de su boca que producían esos silencios que yo intentaba romper. Mis palabras se ordenaban para escribir este epopeya sobre la mujer mas linda jamas conocida, aquella que dios quiso regalarme, la que con una de sus miradas puede encender el universo. Aquella con un simple segundo puede hacer eterno el momento.
Detenido el tiempo, desde aquella tarde en la que te vi por primera vez, en que tu nombre hizo esclava a mis palabras, tu mirada encadeno mi libertad a esos ojos en los que amanezco cada mañana y anochezco cada tarde. Esas palabras que suenan una y mil veces por mi cabeza, pero solo una se repetirá para siempre, tu nombre…

Te amo

Encuentro mas de mil razones por las que te quiero, otras mil por las que una tarde te grabaste en mi mente y otras mil por las que quiero compartir mi vida contigo. Escúchame solo un momento, me da igual el tiempo que pase, los baches que encuentre en mi camino, tendré los cojones suficientes para seguir adelante y la paciencia eterna para demostrarte que por mucho que pase te seguiré amando. Para mi no existe el tiempo, no existen ni horas, ni días ni noches, tan solo momentos en los que te tengo frente a mis ojos y momentos en los que te extraño. Se que eres una princesa, una mujer de las que solo se encuentra una vez en la vida, única en este universo. No estoy enamorado de tu belleza, se que eres la cosa mas bonita que hay, pero tienes un corazón mas grande que la catedral de santiago, una sonrisa capaz de iluminar el cielo mas oscuro, dos luceros como ojos que pueden guiar por un camino empedrado. Te quiero, dos palabras que se dicen pero que mi corazón sienten desde aquella tarde en que te vi sentada por primera vez.
Te lo puedo decir una y mil veces te quiero, pero si no me crees mira mis días, son inviernos desde que tu no los presencias, tu eres esa primavera que hace florecer los días, das calor y cantan los pájaros. Eres esa locura que me despierta cada mañana, esa energía que me hace mover montañas, que hace que me coma el mundo y que vea que siempre puede hacer algo mucho mejor. 

Te amo

Encuentro mas de mil razones por las que te quiero, otras mil por las que una tarde te grabaste en mi mente y otras mil por las que quiero compartir mi vida contigo. Escúchame solo un momento, me da igual el tiempo que pase, los baches que encuentre en mi camino, tendré los cojones suficientes para seguir adelante y la paciencia eterna para demostrarte que por mucho que pase te seguiré amando. Para mi no existe el tiempo, no existen ni horas, ni días ni noches, tan solo momentos en los que te tengo frente a mis ojos y momentos en los que te extraño. Se que eres una princesa, una mujer de las que solo se encuentra una vez en la vida, única en este universo. No estoy enamorado de tu belleza, se que eres la cosa mas bonita que hay, pero tienes un corazón mas grande que la catedral de santiago, una sonrisa capaz de iluminar el cielo mas oscuro, dos luceros como ojos que pueden guiar por un camino empedrado. Te quiero, dos palabras que se dicen pero que mi corazón sienten desde aquella tarde en que te vi sentada por primera vez.
Te lo puedo decir una y mil veces te quiero, pero si no me crees mira mis días, son inviernos desde que tu no los presencias, tu eres esa primavera que hace florecer los días, das calor y cantan los pájaros. Eres esa locura que me despierta cada mañana, esa energía que me hace mover montañas, que hace que me coma el mundo y que vea que siempre puede hacer algo mucho mejor. 

Caen las hojas

Caen las hojas de estos arboles que tanto te han visto pasar al igual que mis lagrimas al verte marchar, al verte alejarte de mi, al disiparse ese aroma que dejas con tu presencia. Aun suena ese eco de tu voz en mi cabeza que hace pensar que mi locura sea mas eterna por falta de cordura. Comienzo a sentir frió, por no tener esos ojos, esos dos luceros que guían mi camino y hacen de mi invierno la nueva primavera. Cantar de jilguero es tu hablar, que suenan en mi alma y corazón una y otra vez. 
Explícame como le digo yo a mi cabeza que te vas, que te marchas que no hay palabras que te puedan hacer cambiar, que estoy condenado a un invierno de frió y soledad, que no volveré a ver esos dos luceros, que no habrá mas guía en mis noches y que esas palabras bonitas volverán a ser silencios. Como le dices a ese alma encendida que esta loca por tu presencia, que te marcas. 
Nada volverá a ser igual, mi cielo se convierte en mi condena, se incinera mi alma una y otra vez con los recuerdos de tu dulce sonrisa, tu melodiosa voz que altera mi corazón, mi vida, mi sentir incluso seca esas lagrimas que recorren por mis mejillas. Estoy condenado a una soledad y tristeza que se apoderan de mi vida, encadenado en un infierno después de haber tenido a un ángel. 

Caen las hojas

Caen las hojas de estos arboles que tanto te han visto pasar al igual que mis lagrimas al verte marchar, al verte alejarte de mi, al disiparse ese aroma que dejas con tu presencia. Aun suena ese eco de tu voz en mi cabeza que hace pensar que mi locura sea mas eterna por falta de cordura. Comienzo a sentir frió, por no tener esos ojos, esos dos luceros que guían mi camino y hacen de mi invierno la nueva primavera. Cantar de jilguero es tu hablar, que suenan en mi alma y corazón una y otra vez. 
Explícame como le digo yo a mi cabeza que te vas, que te marchas que no hay palabras que te puedan hacer cambiar, que estoy condenado a un invierno de frió y soledad, que no volveré a ver esos dos luceros, que no habrá mas guía en mis noches y que esas palabras bonitas volverán a ser silencios. Como le dices a ese alma encendida que esta loca por tu presencia, que te marcas. 
Nada volverá a ser igual, mi cielo se convierte en mi condena, se incinera mi alma una y otra vez con los recuerdos de tu dulce sonrisa, tu melodiosa voz que altera mi corazón, mi vida, mi sentir incluso seca esas lagrimas que recorren por mis mejillas. Estoy condenado a una soledad y tristeza que se apoderan de mi vida, encadenado en un infierno después de haber tenido a un ángel. 

Silencio

Silencio en esta tarde de soledad
donde tu presencia se ha ido
con mi sonrisa y mi alegre cantar
para a este invierno volver a llegar.
Lagrimas corren por mis mejillas
intentando comprender
aquello que nunca entendi
porque te vas y te alejas de mi.
Mi corazón late por solo vivir
mis palabras callan por no gritar
una y mil veces que te amo
que mi vida sin ti no se vivir.
Palabras y mas palabras
en esta dura despedida
donde comienza mi condena
y mi largo castigo.

Silencio

Silencio en esta tarde de soledad
donde tu presencia se ha ido
con mi sonrisa y mi alegre cantar
para a este invierno volver a llegar.
Lagrimas corren por mis mejillas
intentando comprender
aquello que nunca entendi
porque te vas y te alejas de mi.
Mi corazón late por solo vivir
mis palabras callan por no gritar
una y mil veces que te amo
que mi vida sin ti no se vivir.
Palabras y mas palabras
en esta dura despedida
donde comienza mi condena
y mi largo castigo.

El silencio de la primavera.

Tengo tantas palabras que decir, y tan poco tiempo que se abarullan en mi mente. Podría resumirlo en dos palabras, en un te quiero, en un te amo o en un me encantas, pero la rosa de mi primavera no puede recibir tan solo dos palabras. Es difícil decir lo que siento, pero mas difícil es decírselo a la persona mas maravillosa de este planeta. Tu belleza me deslumbra, tus ojos son ese hechizo en el que quemaría mi alma si fuera preciso, tus labios esa locura en la que me perdería una noche si y otra también. Pero no solo es tu físico lo que me vuelve loco, es tu forma de ser, tu forma de hablar, incluso las palabras que salen de tu boca suenan distintas. Eres esa mujer que con solo decirte hola ya es suficiente para que suspires por ella mil años si fuese preciso. 
Pero el silencio es la postura mas cómoda, quizás la mas cobarde, pero no soy un príncipe simplemente un loco que una tarde de otoño conoció a la mujer mas maravillosa de este planeta y de la que se enamoro locamente. Esa que ocupa mis sueños, desvela mis noches y es causante de cada una de la sonrisas que esbozo cada día. Por eso las palabras se acumulan en mi mente, en mi corazón o en mis sueños. Como le dices a una rosa que es bella, que es increíble y que te encanta, es normal por eso es una rosa, aunque tu eres mas bien la primavera entera, ya que por donde pasas dejas ese aroma que enamora, que alegra la vida, que te hace ser mejor y que cambiaría todo por volverte a ver pasar. 

El silencio de la primavera.

Tengo tantas palabras que decir, y tan poco tiempo que se abarullan en mi mente. Podría resumirlo en dos palabras, en un te quiero, en un te amo o en un me encantas, pero la rosa de mi primavera no puede recibir tan solo dos palabras. Es difícil decir lo que siento, pero mas difícil es decírselo a la persona mas maravillosa de este planeta. Tu belleza me deslumbra, tus ojos son ese hechizo en el que quemaría mi alma si fuera preciso, tus labios esa locura en la que me perdería una noche si y otra también. Pero no solo es tu físico lo que me vuelve loco, es tu forma de ser, tu forma de hablar, incluso las palabras que salen de tu boca suenan distintas. Eres esa mujer que con solo decirte hola ya es suficiente para que suspires por ella mil años si fuese preciso. 
Pero el silencio es la postura mas cómoda, quizás la mas cobarde, pero no soy un príncipe simplemente un loco que una tarde de otoño conoció a la mujer mas maravillosa de este planeta y de la que se enamoro locamente. Esa que ocupa mis sueños, desvela mis noches y es causante de cada una de la sonrisas que esbozo cada día. Por eso las palabras se acumulan en mi mente, en mi corazón o en mis sueños. Como le dices a una rosa que es bella, que es increíble y que te encanta, es normal por eso es una rosa, aunque tu eres mas bien la primavera entera, ya que por donde pasas dejas ese aroma que enamora, que alegra la vida, que te hace ser mejor y que cambiaría todo por volverte a ver pasar.