Versos pequeños con musas grandes…

Anochece y mi alma de enamorado florece. Escribo con sonrisa en mis labios y lagrimas en mis recuerdos, una carta de amor, buscando el poeta perdido que esconde mis sentimientos. Lo encontre buscando en tu mirada y en esa sonrisa que como susurro del viento traen las palabras idoneas para volver loca a mi musa. Escribo con letras de sangre bañadas en lagrimas los te quiero que una tarde de primavera se escondian en mi boca, los te amo que guardan mis sueños en las noches oscuras sin luna y las caricias que retienen mis manos. Desciendo de la locura mi recuerdo encariñado que me sonrie, me motiva a escribir lineas que jamas seran leidas, busco en mis sueños lo que en las noches son palabras y hoy son silencios, lo que es un amor que suena y que jamas calla.

Bella historia de amor

Hoy quiero decirte en esta carta las palabras que no puedo decirte a la cara. Niña no he podido negar que desde el primer día que te conocí sentí que serias alguien especial, aunque en aquel momento ocupara mi corazón otra persona. Al poco tiempo de conocerte me di cuenta de que me gustabas mucho, tanto que conseguiste que me enamorara de ti y olvidara el amor que había habido en mi interior durante seis años. Pero desde entonces no ha habido día en que no haya pensado en ti, noche en la que me acueste y no sueñe contigo, mañana en la que no llegue a la universidad y espere encontrarte allí. Cada vez que me encontraba contigo me ponía nervioso, se me aceleraba el corazón de manera que lo único que podía es estar contigo a la defensiva. 

Hoy quiero decirte que no soy así, no sé si tendré algún día una oportunidad contigo, pero lo único que me gustaría que supieses es cómo soy en realidad. 

Soy demasiado romántico, incluso hay veces que me pasé, aunque eso ya lo sabes, siempre estoy de buen humor, muy rara vez me verás cabreado, siempre suelo tener las puertas de mi casa abiertas para que cualquier persona que las necesite las utilice, soy generoso… pero para qué describirme.


No escribo esto para decirte como soy, solo escribo esto para que sepas que estoy locamente enamorado de ti, aunque creo que lo sabes. Sé que ha habido algún momento en el que he podido tener alguna oportunidad, y sinceramente he sido muy **** en rechazarla. Quiero decirte que eres la chica más maravillosa que conozco, eso sí un poco loca, pero muy especial. Cada vez que hablo contigo me vuelves loco, te miro a los ojos y solo puede ver a una niña que me enamora cada vez más. 

Me pregunto por qué me enamoraste de esa forma y ahora no me das la oportunidad de demostrártelo. El día de tu negativa, ni siquiera me dejaste decirte lo que verdaderamente siento por ti, pero aún así no te culpo ya que he sido demasiado cobarde. Me pregunté por qué estuviste hablando tanto tiempo conmigo y luego cuando en verdad te estaba abriendo mi corazón cierras las puertas de golpe con dos “no” seguidos. Esos dos “no” mataron mi corazón aquella noche, pero aunque pudiera olvidarte mi corazón siempre llevará gravado tu nombre. Por eso hoy quiero que sepas que si me das la oportunidad de demostrarte lo que significas para mí, no te arrepentirás.

El día que me di cuenta que realmente podría hacer cualquier cosa por ti fue el día que me dijiste que recogiera aquel vaso del suelo y yo sin rechistar lo recogí, entonces mi cerebro se paralizó y sólo dejo pensar a mi corazón. 

Por esto hoy te digo:

TE QUIERO JUERGUISTA.

Bella historia de amor

Hoy quiero decirte en esta carta las palabras que no puedo decirte a la cara. Niña no he podido negar que desde el primer día que te conocí sentí que serias alguien especial, aunque en aquel momento ocupara mi corazón otra persona. Al poco tiempo de conocerte me di cuenta de que me gustabas mucho, tanto que conseguiste que me enamorara de ti y olvidara el amor que había habido en mi interior durante seis años. Pero desde entonces no ha habido día en que no haya pensado en ti, noche en la que me acueste y no sueñe contigo, mañana en la que no llegue a la universidad y espere encontrarte allí. Cada vez que me encontraba contigo me ponía nervioso, se me aceleraba el corazón de manera que lo único que podía es estar contigo a la defensiva. 

Hoy quiero decirte que no soy así, no sé si tendré algún día una oportunidad contigo, pero lo único que me gustaría que supieses es cómo soy en realidad. 

Soy demasiado romántico, incluso hay veces que me pasé, aunque eso ya lo sabes, siempre estoy de buen humor, muy rara vez me verás cabreado, siempre suelo tener las puertas de mi casa abiertas para que cualquier persona que las necesite las utilice, soy generoso… pero para qué describirme.


No escribo esto para decirte como soy, solo escribo esto para que sepas que estoy locamente enamorado de ti, aunque creo que lo sabes. Sé que ha habido algún momento en el que he podido tener alguna oportunidad, y sinceramente he sido muy **** en rechazarla. Quiero decirte que eres la chica más maravillosa que conozco, eso sí un poco loca, pero muy especial. Cada vez que hablo contigo me vuelves loco, te miro a los ojos y solo puede ver a una niña que me enamora cada vez más. 

Me pregunto por qué me enamoraste de esa forma y ahora no me das la oportunidad de demostrártelo. El día de tu negativa, ni siquiera me dejaste decirte lo que verdaderamente siento por ti, pero aún así no te culpo ya que he sido demasiado cobarde. Me pregunté por qué estuviste hablando tanto tiempo conmigo y luego cuando en verdad te estaba abriendo mi corazón cierras las puertas de golpe con dos “no” seguidos. Esos dos “no” mataron mi corazón aquella noche, pero aunque pudiera olvidarte mi corazón siempre llevará gravado tu nombre. Por eso hoy quiero que sepas que si me das la oportunidad de demostrarte lo que significas para mí, no te arrepentirás.

El día que me di cuenta que realmente podría hacer cualquier cosa por ti fue el día que me dijiste que recogiera aquel vaso del suelo y yo sin rechistar lo recogí, entonces mi cerebro se paralizó y sólo dejo pensar a mi corazón. 

Por esto hoy te digo:

TE QUIERO JUERGUISTA.

Entrada de amor

Hoy silva en el cielo una pequeña brisa que recita una y otra vez aquel poema que una tarde salio de mis manos. Hoy sale de mi corazón un latido inexplicable que no golpea mi pecho, sino que a ritmo de versos hace que mi sangre gota a gota escriban tu nombre. Mis recuerdos se hacen inapagables en mi mente y mis sueños no me abandonan ni siquiera en mis amaneceres. Mis labios murmuran palabras que ni siquiera entiendo y mis manos presas de mis pensamientos escriben lo que un día por miedo mis labios callaron. No te diré poemas, ni versos ni odas sino que en silencio te seguiré, te abrazare si lo necesitas y secare tus lagrimas con sonrisas. Quizás no sea la mejor pareja para ti, o quizás la mas adecuada pero de una cosa si que estoy seguro que no encontraras a alguien que te quiera como yo. Para mi eres perfecta, una y mil veces que yo naciera querría casarme contigo.

Entrada de amor

Hoy silva en el cielo una pequeña brisa que recita una y otra vez aquel poema que una tarde salio de mis manos. Hoy sale de mi corazón un latido inexplicable que no golpea mi pecho, sino que a ritmo de versos hace que mi sangre gota a gota escriban tu nombre. Mis recuerdos se hacen inapagables en mi mente y mis sueños no me abandonan ni siquiera en mis amaneceres. Mis labios murmuran palabras que ni siquiera entiendo y mis manos presas de mis pensamientos escriben lo que un día por miedo mis labios callaron. No te diré poemas, ni versos ni odas sino que en silencio te seguiré, te abrazare si lo necesitas y secare tus lagrimas con sonrisas. Quizás no sea la mejor pareja para ti, o quizás la mas adecuada pero de una cosa si que estoy seguro que no encontraras a alguien que te quiera como yo. Para mi eres perfecta, una y mil veces que yo naciera querría casarme contigo.

El renacer del sol y el brillo de la luna.

El renacer del sol y el brillo de la luna. Princesa ha habido momentos en los que mientras mi corazón decía sigue adelante, mi alma caía rendida ante las negativas. Pero con cada derrota, una parte de mi decía sigue adelante, levántate y continúa que esto es sólo un pequeño bache y tu meta está al final de un camino. Tenía razón, cada noche soñaba contigo, cada día pensaba en cómo sería el reencuentro y cada instante contigo intentaba mantener la compostura para no terminar besándote. Todo eso terminó, aquella tarde en la que nos citamos, yo llevaba el miedo de que todo terminara, pero mi corazón loco, sólo podía decir; “mírala a los ojos, es donde el amor ciega tus miedos”. Así fue, la tarde en la que se unen nuestras almas, la tarde en la que mi corazón enloquece con sólo oírte decir, te quiero. He cometido mil locuras y seguiré cometiéndolas, pero porque es difícil decir a mi corazón, serénate. Varias tardes han pasado desde entonces, muchas locuras he seguido cometiendo, pero ha valido la pena. La unión de dos corazones es lo que busqué desde el primer momento en que vi tu rostro, sentí tus palabras y soñé contigo. Decir el amor que siento por mi mujer, es decir la infinidad de un sentimiento que arraigado a lo más profundo de mi ser, es capaz de acunarme en la locura de una pasión que no terminará con la eternidad. Sólo tú, mi ángel de amor, puedes verme llorar, puedes verme reír e incluso sentir el latir de mi corazón. Sólo tú puedes darme una sonrisa cada amanecer, un sueño al anochecer y una caricia al atardecer. Pero lo más importante que me has dado es una ilusión, la de ver una sonrisa cada día en tu cara. Te quiero no por ser como eres, sino por cómo me haces sentir cuando estoy a tu lado. Por un amor que se queda en nuestros corazones y nos eleva al cielo, dos palabras pronuncio, TE AMO.


El renacer del sol y el brillo de la luna.

El renacer del sol y el brillo de la luna. Princesa ha habido momentos en los que mientras mi corazón decía sigue adelante, mi alma caía rendida ante las negativas. Pero con cada derrota, una parte de mi decía sigue adelante, levántate y continúa que esto es sólo un pequeño bache y tu meta está al final de un camino. Tenía razón, cada noche soñaba contigo, cada día pensaba en cómo sería el reencuentro y cada instante contigo intentaba mantener la compostura para no terminar besándote. Todo eso terminó, aquella tarde en la que nos citamos, yo llevaba el miedo de que todo terminara, pero mi corazón loco, sólo podía decir; “mírala a los ojos, es donde el amor ciega tus miedos”. Así fue, la tarde en la que se unen nuestras almas, la tarde en la que mi corazón enloquece con sólo oírte decir, te quiero. He cometido mil locuras y seguiré cometiéndolas, pero porque es difícil decir a mi corazón, serénate. Varias tardes han pasado desde entonces, muchas locuras he seguido cometiendo, pero ha valido la pena. La unión de dos corazones es lo que busqué desde el primer momento en que vi tu rostro, sentí tus palabras y soñé contigo. Decir el amor que siento por mi mujer, es decir la infinidad de un sentimiento que arraigado a lo más profundo de mi ser, es capaz de acunarme en la locura de una pasión que no terminará con la eternidad. Sólo tú, mi ángel de amor, puedes verme llorar, puedes verme reír e incluso sentir el latir de mi corazón. Sólo tú puedes darme una sonrisa cada amanecer, un sueño al anochecer y una caricia al atardecer. Pero lo más importante que me has dado es una ilusión, la de ver una sonrisa cada día en tu cara. Te quiero no por ser como eres, sino por cómo me haces sentir cuando estoy a tu lado. Por un amor que se queda en nuestros corazones y nos eleva al cielo, dos palabras pronuncio, TE AMO.


Melancolia de un sueño eterno….

Lo bonito de estar enamorado es que las canciones suenan distintas, ves con otros ojos lo que pasa a tu alrededor, usas palabras que jamas creías poder usar. Sales a la calle, no te importa si llueve, truena o hace sol, tan solo quieres pasear y encontrar esa razón por la que has salido. Ves muchas personas que te rodean, te saludan e intercambian palabras que ni siquiera recuerdas haber escuchado. Sigues tus pasos buscando como un loco algo, una simple señal que te haga sonreír como la noche consigue en tus sueños. Entonces aparece en una calle desconocida, ves una luz, algo que entra en tus ojos y entonces tu memoria graba como una cámara cada segundo. Una mirada ya acelera tu corazón, ves aquello que soñaste anoche, se ha echo realidad, escuchas un hola y se te pone esa cara de gilipollas con la que te levantaste esta mañana, no puedes dejar de sonreír y tras un segundo y entre timidez sale de tu boca un hola. Tu cuerpo tiembla, sin embargo no puedes dejar de mirar sus ojos, las palabras se atragantan y no puedes decir nada, entonces tras un instante desaparece esa luz tras un adiós. Vuelve la oscuridad y sigues tus pasos recordando una y otra vez, pensando ha sido un sueño o es real….

Melancolia de un sueño eterno….

Lo bonito de estar enamorado es que las canciones suenan distintas, ves con otros ojos lo que pasa a tu alrededor, usas palabras que jamas creías poder usar. Sales a la calle, no te importa si llueve, truena o hace sol, tan solo quieres pasear y encontrar esa razón por la que has salido. Ves muchas personas que te rodean, te saludan e intercambian palabras que ni siquiera recuerdas haber escuchado. Sigues tus pasos buscando como un loco algo, una simple señal que te haga sonreír como la noche consigue en tus sueños. Entonces aparece en una calle desconocida, ves una luz, algo que entra en tus ojos y entonces tu memoria graba como una cámara cada segundo. Una mirada ya acelera tu corazón, ves aquello que soñaste anoche, se ha echo realidad, escuchas un hola y se te pone esa cara de gilipollas con la que te levantaste esta mañana, no puedes dejar de sonreír y tras un segundo y entre timidez sale de tu boca un hola. Tu cuerpo tiembla, sin embargo no puedes dejar de mirar sus ojos, las palabras se atragantan y no puedes decir nada, entonces tras un instante desaparece esa luz tras un adiós. Vuelve la oscuridad y sigues tus pasos recordando una y otra vez, pensando ha sido un sueño o es real….

Hoy miro al cielo desde una ventana vacia

Hoy miro al cielo desde una ventana vacía. Busco en el firmamento lo que no encuentro entre mis brazos, busco una respuesta que ni la soledad, ni el latir desvaneciente de mi corazón tienen la respuesta. Busco una mirada que me acompañe en mis sueños y deje de cumplir mi desvelo que me lleva a la locura de prosa sin sentido y versos interminables que se dibujan en un papel con cada lagrima que cae de mis ojos. Veo un lucero que cae del cielo, y pidiendo como deseo tu presencia me afano al único recuerdo que me mantiene vivo en un suelo del que despierto cada madrugada. Mis manos escriben aquellas palabras que nunca fueron dichas por mis labios, que guardaron mis silencios bajo una cárcel de amor que arde en mi pecho. Hoy intento ser el poeta que se perdía en tu mirada cada día y que hoy vive solo en mis sueños de delirio que me llevan a un mundo imaginario en el que mis brazos están llenos y mi corazón esta vació. Intento ser fuerte como el acero, pero incluso esté se convierte en liquido a altas temperaturas. Aun busco la sonrisa que se encierra en mi interior y que solo se expresa con el único recuerdo que me hace feliz tú.