Recordandote

Esta semana estuve en un lugar mágico. Me senté enfrente del banco de aquella tarde. Mientras me sentaba, un escalofrío lleno mi cuerpo, lo recorrió de principio a fin. Me quede mirando ese banco y recordé cada instante, cada movimiento, cada palabra, incluso el movimiento de tus labios de aquella tarde tan hermosa. Volví a tener un corazón que latía, pero esta vez cuando se paro para poder sentir el tuyo, no escucho nada, por lo que desde ese momento ya no responde. Recordé una mirada, la tuya que hizo que mis sentidos se nublasen, oh princesa lo que daría por estar de nuevo en ese banco junto a ti. Pero en esta ovación cambiaría, te cogería de la mano y te diría al oído todo aquello que esa tarde te dije con la mirada. Miraría a tus ojos, esos dos luceros que cuando se dirigen hacia mi me hacen renacer, esos luceros que alumbran los míos, porque tienen suficiente luz como para hacer brillar los míos. Un brillo que seria capaz de eclipsar el sol en un día de verano.
Niña solo decirte que mientras recordé aquel momento fue suficiente para sentirme feliz, esa noche soné ese momento, pero a este le continuaban muchos mas, en los que en vez de irme solo de aquel banco llevaba de la mano a una princesa, tu. No tendré suficientes halagos para darte, pero te los mereces todos. Solo decirte una vez mas, niña te quiero.

Recordandote

Esta semana estuve en un lugar mágico. Me senté enfrente del banco de aquella tarde. Mientras me sentaba, un escalofrío lleno mi cuerpo, lo recorrió de principio a fin. Me quede mirando ese banco y recordé cada instante, cada movimiento, cada palabra, incluso el movimiento de tus labios de aquella tarde tan hermosa. Volví a tener un corazón que latía, pero esta vez cuando se paro para poder sentir el tuyo, no escucho nada, por lo que desde ese momento ya no responde. Recordé una mirada, la tuya que hizo que mis sentidos se nublasen, oh princesa lo que daría por estar de nuevo en ese banco junto a ti. Pero en esta ovación cambiaría, te cogería de la mano y te diría al oído todo aquello que esa tarde te dije con la mirada. Miraría a tus ojos, esos dos luceros que cuando se dirigen hacia mi me hacen renacer, esos luceros que alumbran los míos, porque tienen suficiente luz como para hacer brillar los míos. Un brillo que seria capaz de eclipsar el sol en un día de verano.
Niña solo decirte que mientras recordé aquel momento fue suficiente para sentirme feliz, esa noche soné ese momento, pero a este le continuaban muchos mas, en los que en vez de irme solo de aquel banco llevaba de la mano a una princesa, tu. No tendré suficientes halagos para darte, pero te los mereces todos. Solo decirte una vez mas, niña te quiero.

La expresion de los sentimientos de un hombre enamorado

Esto se lo dedico a la niña mas especial. Sinceramente nunca pensé el día que te conocí que poco tiempo después significaras tanto para mi. Me envolviste de una magia que era imposible no seguirte. Dios sabe que intente evitarte, que pedía no verte, olvidarte, pero era imposible. Cuando mi cabeza decía que no quería verte, todos mis sentidos te buscaban y se alegraban de verte. Has conseguido que volviese a ser un niño, me hiciste llorar al igual que reír. Afloro la debilidad en mi, de una manera inexplicable, tanta que mirarte a los ojos hacia que viese un brillo que cegaban los mios. Cada día que te veía, aunque no cruzases una palabra conmigo me marcaba, hacia que mi mente soñara despierta. Me has cambiado, entraste en mi corazón como si fueses mi primer y ultimo amor. Siempre tuve miedo de pedirte salir para que no te alejaras. Hoy me arrepiento, no de conocerte, que jamas lo haré, sino de que no hubieses aparecido antes en mi vida.

Al poco tiempo de conocerte ya sabia que algo raro me estaba pasando. Conseguiste que me olvidara de todo, no había nada mas que tu. Cada noche rodeabas mis sueños, mis dulces sueños que te buscaban. Por las mañanas el simple hecho de oír tu voz me volvía loco. La noche antes de verte, que sabia que ese día te podría ver me imaginaba como seria ese día, soñaba con el momento en el que se cruzaría nuestros labios. Normalmente cuando una chica me gustaba era fácil pedirle salir, ya que sino lo hacia de forma normal, vamos como se suele hacer lo hacia a la manera romántica. Sincerándome hoy contigo llegue a pensar en hacerlo a la forma romántica, pero me lo impidió un contratiempo. Después pensé que seguramente no fuese la mejor manera, pero hubiese sido demasiado romántico. Llámame loco, pero no lo puedo evitar, has llegado a significar tanto en mi vida que hoy escribiendo esto no puedo evitar derramar algunas lágrimas. No te preocupes no son de tristeza, son de alegría de haber conocido a una persona a la cual merece la pena.

Me dijiste una vez que no eras tan especial. Yo te diría, que ante mis ojos no es que seas especial, sino que eres única. Tu sonrisa simplemente es precisa, alumbra tu rostro de una manera inexplicable, tu voz tan dulce que oírla es suficiente para que mis oídos griten pidiendo volver a escucharte. Un simple hola bastaba para que estos enloquecieran. La belleza que encontré en ti, es comparable con la de una noche de luna llena, incluso esta creo que te tiene envidia porque es imposible que se comparen. Tu forma de ser, llamo mi atención desde el momento en que te conocí.

Llegaste a mi vida como un demonio y hoy eres como un ángel. Niña llegaste a mi vida como el primer amor, me enamore como un adolescente de su primera chica, marcaste mi corazón difinitivamente y para siempre. Me hiciste olvidar a cualquier otra persona que hubiese pasado por esté. Por esto pido perdón a estas personas, no significa que no las haya querido, pero esta niña ha conseguido que llore de alegría cada vez que tengo un recuerdo de ella.

Para terminar y si algún día leyeras esto solo quiero decirte eso:

TE QUIERO Y JAMAS TE PODRE OLVIDARTE.

Para la niña mas especial del mundo, desde el fondo de mi corazón.

La expresion de los sentimientos de un hombre enamorado

Esto se lo dedico a la niña mas especial. Sinceramente nunca pensé el día que te conocí que poco tiempo después significaras tanto para mi. Me envolviste de una magia que era imposible no seguirte. Dios sabe que intente evitarte, que pedía no verte, olvidarte, pero era imposible. Cuando mi cabeza decía que no quería verte, todos mis sentidos te buscaban y se alegraban de verte. Has conseguido que volviese a ser un niño, me hiciste llorar al igual que reír. Afloro la debilidad en mi, de una manera inexplicable, tanta que mirarte a los ojos hacia que viese un brillo que cegaban los mios. Cada día que te veía, aunque no cruzases una palabra conmigo me marcaba, hacia que mi mente soñara despierta. Me has cambiado, entraste en mi corazón como si fueses mi primer y ultimo amor. Siempre tuve miedo de pedirte salir para que no te alejaras. Hoy me arrepiento, no de conocerte, que jamas lo haré, sino de que no hubieses aparecido antes en mi vida.

Al poco tiempo de conocerte ya sabia que algo raro me estaba pasando. Conseguiste que me olvidara de todo, no había nada mas que tu. Cada noche rodeabas mis sueños, mis dulces sueños que te buscaban. Por las mañanas el simple hecho de oír tu voz me volvía loco. La noche antes de verte, que sabia que ese día te podría ver me imaginaba como seria ese día, soñaba con el momento en el que se cruzaría nuestros labios. Normalmente cuando una chica me gustaba era fácil pedirle salir, ya que sino lo hacia de forma normal, vamos como se suele hacer lo hacia a la manera romántica. Sincerándome hoy contigo llegue a pensar en hacerlo a la forma romántica, pero me lo impidió un contratiempo. Después pensé que seguramente no fuese la mejor manera, pero hubiese sido demasiado romántico. Llámame loco, pero no lo puedo evitar, has llegado a significar tanto en mi vida que hoy escribiendo esto no puedo evitar derramar algunas lágrimas. No te preocupes no son de tristeza, son de alegría de haber conocido a una persona a la cual merece la pena.

Me dijiste una vez que no eras tan especial. Yo te diría, que ante mis ojos no es que seas especial, sino que eres única. Tu sonrisa simplemente es precisa, alumbra tu rostro de una manera inexplicable, tu voz tan dulce que oírla es suficiente para que mis oídos griten pidiendo volver a escucharte. Un simple hola bastaba para que estos enloquecieran. La belleza que encontré en ti, es comparable con la de una noche de luna llena, incluso esta creo que te tiene envidia porque es imposible que se comparen. Tu forma de ser, llamo mi atención desde el momento en que te conocí.

Llegaste a mi vida como un demonio y hoy eres como un ángel. Niña llegaste a mi vida como el primer amor, me enamore como un adolescente de su primera chica, marcaste mi corazón difinitivamente y para siempre. Me hiciste olvidar a cualquier otra persona que hubiese pasado por esté. Por esto pido perdón a estas personas, no significa que no las haya querido, pero esta niña ha conseguido que llore de alegría cada vez que tengo un recuerdo de ella.

Para terminar y si algún día leyeras esto solo quiero decirte eso:

TE QUIERO Y JAMAS TE PODRE OLVIDARTE.

Para la niña mas especial del mundo, desde el fondo de mi corazón.

Te quiero.

Cuento los segundos que quedan para que mi vida vuelva a salir a flote. Mi alma regresara, saldra de las sombras para ver la luna, esa luna que envidia al lucero mas hermoso del universo, que eres tu. Dia a dia se pasa el tiempo, mis lagrimas recuerdan los segundos que te vieron. Como un espejo se refleja tu recuerdo, pasando a mi corazon y vuelta a mi mente. Te guardan como un tesoro, locura, dulce locura que vuelve cada noche y desaparece cada amanecer con las estrellas, pero quedara por una eternidad tu recuerdo. Mis palabras son solo alagos para una princesa, una reina, que domina mi cordura. Un solo dia valio la pena, aun sigue esos rayos de luz que se almacenan en mi alma, me devuleve a la vida. Mi vida solo quiere verte, besarte y estar contigo. Un te quiero hubiese bastado, pero mi sentidos se nublan con tu belleza, que es tal que cuando las rosas te rozan pierden su hermosura, al no poder eclipsar la tuya.

Te quiero.

Cuento los segundos que quedan para que mi vida vuelva a salir a flote. Mi alma regresara, saldra de las sombras para ver la luna, esa luna que envidia al lucero mas hermoso del universo, que eres tu. Dia a dia se pasa el tiempo, mis lagrimas recuerdan los segundos que te vieron. Como un espejo se refleja tu recuerdo, pasando a mi corazon y vuelta a mi mente. Te guardan como un tesoro, locura, dulce locura que vuelve cada noche y desaparece cada amanecer con las estrellas, pero quedara por una eternidad tu recuerdo. Mis palabras son solo alagos para una princesa, una reina, que domina mi cordura. Un solo dia valio la pena, aun sigue esos rayos de luz que se almacenan en mi alma, me devuleve a la vida. Mi vida solo quiere verte, besarte y estar contigo. Un te quiero hubiese bastado, pero mi sentidos se nublan con tu belleza, que es tal que cuando las rosas te rozan pierden su hermosura, al no poder eclipsar la tuya.

Un dia romantico.

¿ Que seria un día romántico? En primer lugar para que fuese romántico debes estar tu, sin ti no hay nada. Mi día comenzaba con un desayuno en la cama. Te llevaría a la cama un desayuno acompañado de un ramo de rosas, rosas que no se equiparan a la belleza de tu mirada, pero te alegrarían la mañana. Tras el desayuno te llevaría en una mañana de mayo, donde el campo nos muestra todo su explendor a dar una vuelta. Montaría en mi yegua, preciosa, como tu por eso os llamáis igual. Nunca una coincidencia había dicho tanto. Cabalgaríamos por un campo florecido, el cual, junto a tu hermosura el sol se escondería por pura vergüenza de no poderos hacer sombra.
Tras esto te subirá al torreón mas alto del castillo, te sentaría en el trono y te coronaria como la reina de mi corazón. Todo esto mientras las estrellas rodean una noche de luna llena, que se refleja en el agua, como tu rostro se aparece en mi mente cada día. En ese momento en el que la luna y las estrellas nos observan te pediría un beso, el cual guardaría como un tesoro, haría un día mágico.

Un dia romantico.

¿ Que seria un día romántico? En primer lugar para que fuese romántico debes estar tu, sin ti no hay nada. Mi día comenzaba con un desayuno en la cama. Te llevaría a la cama un desayuno acompañado de un ramo de rosas, rosas que no se equiparan a la belleza de tu mirada, pero te alegrarían la mañana. Tras el desayuno te llevaría en una mañana de mayo, donde el campo nos muestra todo su explendor a dar una vuelta. Montaría en mi yegua, preciosa, como tu por eso os llamáis igual. Nunca una coincidencia había dicho tanto. Cabalgaríamos por un campo florecido, el cual, junto a tu hermosura el sol se escondería por pura vergüenza de no poderos hacer sombra.
Tras esto te subirá al torreón mas alto del castillo, te sentaría en el trono y te coronaria como la reina de mi corazón. Todo esto mientras las estrellas rodean una noche de luna llena, que se refleja en el agua, como tu rostro se aparece en mi mente cada día. En ese momento en el que la luna y las estrellas nos observan te pediría un beso, el cual guardaría como un tesoro, haría un día mágico.