Hace unos meses conocí a una muchacha, como ya he contado en una historia anterior. Nunca me había dado “miedo” a pedir salir a una chica, incluso yo creía que era un punto a mi favor siempre, ya que nunca me había echado hacia atrás la idea de decir que me gusta y salir con ella. Hasta que descubrí que tenia este punto flaco, pero solo con ella. Cuando me encontraba con ella, me bloqueaba, no puedo mirarla a los ojos, cuando se acerca a mas de dos metros tiemblo, no entiendo porque, pero es así.
Cuando la conocí, y hable por primera vez con ella, una conversión como cualquier otra note algo en ella que me decía que era especial. Al principio no me daba corte, ni “miedo” hablar con ella e incluso bromear. Pero con el paso del tiempo, me daba miedo hablar con ella, encontrarme con ella. Cuando me encuentro con ella, se me acelera el pulso de una manera inesplicable. Ella hace que los días sean mas felices, un simple ola, o hasta luego hace que todo cambie.
En la edad que tengo me he enamorado mas de una vez, he conocido personas que han marcado, incluso me han cambiado, pero esta mujer ha hecho que pierda los papeles completamente, pero no me importa, ya que el amor es así. Hay que entregarlo todo, sin esperar algo a cambio.
Una sola mirada de esa persona, un gesto , un saludo, unas palabras agradables… hacen que el día cambie radicalmente, pases de un día nublado a un día radiante, que aunque te estén puteando sigues pensando en ese momento.
Hace unos meses conocí a una muchacha, como ya he contado en una historia anterior. Nunca me había dado “miedo” a pedir salir a una chica, incluso yo creía que era un punto a mi favor siempre, ya que nunca me había echado hacia atrás la idea de decir que me gusta y salir con ella. Hasta que descubrí que tenia este punto flaco, pero solo con ella. Cuando me encontraba con ella, me bloqueaba, no puedo mirarla a los ojos, cuando se acerca a mas de dos metros tiemblo, no entiendo porque, pero es así.
Cuando la conocí, y hable por primera vez con ella, una conversión como cualquier otra note algo en ella que me decía que era especial. Al principio no me daba corte, ni “miedo” hablar con ella e incluso bromear. Pero con el paso del tiempo, me daba miedo hablar con ella, encontrarme con ella. Cuando me encuentro con ella, se me acelera el pulso de una manera inesplicable. Ella hace que los días sean mas felices, un simple ola, o hasta luego hace que todo cambie.
En la edad que tengo me he enamorado mas de una vez, he conocido personas que han marcado, incluso me han cambiado, pero esta mujer ha hecho que pierda los papeles completamente, pero no me importa, ya que el amor es así. Hay que entregarlo todo, sin esperar algo a cambio.
Una sola mirada de esa persona, un gesto , un saludo, unas palabras agradables… hacen que el día cambie radicalmente, pases de un día nublado a un día radiante, que aunque te estén puteando sigues pensando en ese momento.